Autocaravanas, una nueva forma de viajar en vacaciones

Autocaravanas, una nueva forma de viajar en vacaciones

Las vacaciones con la casa a cuestas puede parecer perezoso pero para otros puede ser muy práctico y ameno.

Las autocaravanas es una buena solución para la familia con ventajas respecto a las caravanas tradicionales. Tienen la facilidad de acceder a lugares menos accesibles que en los clásicos circuitos hoteleros y poco conocidos por el turista. Hay quien ve una alternativa del apartamento en la montaña o en la playa con las ventajas de cambiar de lugar en cualquier momento.

Hay que tener en cuenta que las autocaravanas conlleva unos gastos de compra, mantenimiento, seguro, los gastos de alojamientos en los campings o áreas de autocaravanas que son más económicos, el alojamiento mientras no se utilice, etc.

La conducción es sencilla pero es necesario tener en cuenta una serie de precauciones a la hora de maniobrar con ellas, sobre todo a la hora de alojarnos en las plazas de los campings, repostar combustible bordeando los surtidores y tener en cuenta la altura de los casi 3 metros que puede medir una autocaravana a la hora de pasar cerca de los árboles, puentes, balcones en calles estrechas, etc.

La conducción no es lenta en carretera, porque se basa en furgonetas industriales de serie y las viviendas están hechas con materiales ligeros. Como cualquier vehículo de hasta 3.500 kg y menos de 8 plazas, se conduce con el carné B1. El mantenimiento es parecido al de un turismo, aunque el consumo es más alto que cualquier otro automóvil consumiendo unos 10 litros cada 100 en carretera. La velocidad en restar 20 km./hora en todas las vías excepto en ciudad que es 50 km./hora.

Los precios van entre 40.000 euros a cantidades superiores a los 100.000 euros. Siempre queda el recurso de adquirir autocaravanas en el mercado de segunda mano, un mercado con mucha demanda y que en ocasiones podemos encontrarlas con pocos años, pocos kilómetros y un precio que puede conseguirse por casi la mitad que nuevo.

se puede estacionar prácticamente en casi todos las ciudades, pero no se permite pernoctar en grandes núcleos urbanos, salvo en localidades pequeñas y discretas, áreas de autocaravanas o parkings que permitan el alojamiento de estos vehículos o campings con todos los servicios que supone para el campista como electricidad, agua, bares y supermercados. También hay que tener en cuenta la vigilancia que proporciona los campings estando vigilado las 24 horas del día.