Andorra en autocaravana

Andorra en autocaravana

Somos una pareja de Barcelona que en nuestro aniversario decidimos alquilar una autocaravana para pasar un fin de semana en Andorra. Residiendo en Barcelona, recepcionamos una autocaravana cerca de Sabadell, junto a la AP7, el viernes por la tarde. Dejamos nuestro vehículo y cargamos de maletas la autocaravana.

Antes de llegar a Andorra pasamos por Guissona, una localidad que representa todos los comercios que exiten en toda Catalunya como «Área de Guissona». Todo tipo de carnes que ellos mismos producen, con un supermercado de la propia cooperativa donde hicimos unas compras para llenar la nevera de la autocaravana y un restaurante degustación de todo lo que ellos crían que la extensión del Área es enorme. Tiene gasolinera a un precio muy bajo con mucha diferencia, parques, limpieza de vehículos y una gran extensión para el aparcamiento de vehículos. en el parking habían varias autocaravanas y por las distintas web leímos que se puede pernoctar. De todas formas, optamos por hacer noche en Andorra, tanto en áreas de autocaravanas como en campings, por seguridad y por servicio. Así que después de cenar muy pronto y de realizar la compra para la autocaravana y no tener que comprar en exceso en Andorra, reanudamos la marcha hasta llegar a la frontera.

Llegamos sobre las 9 de la noche y el área de autocaravanas que vimos era de pago (muy barato) pero un poco solitario y triste. Por lo que nos dirigimos a Andorra La Vella (el centro de Andorra) y optamos por reservar una parcela en el camping Valira.

El camping Valira esta en el centro del Valle de andorra, en un entorno completamente natural a 20 minutos caminando al centro de la ciudad, los servicios son como cualquier otro camping con piscina, jacuzzi, wifi, etc. Los precios son muy correctos, nada caros.

Al día siguiente después de desayunar en la autocaravana y descansar de nuestro viaje desde Barcelona optamos por ir a Caldea. Es un espacio termolúdico, dispone de aguas termales con una temperatura de 70 grados con innumerables propiedades. Leímos que son ricas en azufre, minerales y son sódicas y untuosas como el placton termal. Comimos en el mismo complejo aunque aquí los precios son un poco altos, la verdad es que merece la pena el trato y la calidad de sus instalaciones.

Hicimos algunas compras ya que Andorra en este sentido ya no es ni mucho menos lo que era. Los precios en España salvo algunas excepciones que hay que conocer muy bien, pero aún se encuentran chocolates belgas o suizos, o todo tipo de quesos que en Barcelona no encontramos o tienen un precio más elevado. Por la noche cenamos en el centro de Andorra para no tener que hacer ninguna molestia en la autocaravana.

Al día siguiente abandonamos el camping Valira y nos pusimos a realizar una excursión a la estación de Pal, puedes alquilar bicicletas pero nosotros hicimos la escursión a pie, ya que en Barcelona no caminamos nunca y con el paisaje que nos rodeaba, merecía la pena hacer la caminata casi toda la mañana.

En esta ocasión si que comimos en la autocaravana, en el parking de la misma estación, además no eramos los únicos, habían como media docena de autocaravanas de todo tipo y algunas como nosotros autocaravanas de alquiler. Una de las familias con autocaravana de alquiler nos comentaron que en invierno puede llegar a verse unas 20 o 30 autocaravanas pernoctando durante todo el fin de semana para esquiar en las pistas de esquis. Gracias a las autocaravanas, no tiene problemas de aparcamiento porque hacen noche en el mismo parking, dispones de cocina para hacer todas las comidas sin tener que contar con el gasto que supone comer en los restaurantes de las pistas que suele ser comida muy básica. Después de la jornada de esquí las autocarvanas bajan al centro de Andorra para realizar compras, pasear e incluso cenar en algún restaurante y después vuelven al parking para hacer noche.

Después de comer, una pequeña siesta y empezamos con tranquilidad la vuelta en dirección Guissona. Al llegar a la frontera nos encontramos una caravana de vehículos increíble a pesar de lo pronto que queríamos volver a Barcelona, casi media hora para cruzar la frontera. La idea era la de parar en el Punt de Trobada que es el último gran centro comercial de Andorra, justo antes de la frontera pero estaba imposible y decidimos seguir nuestro camino.

De retorno pasamos de nuevo por Guissona pero pasamos de largo hasta que llegamos a Sant Quirze en Barcelona sobre las 7 de la tarde, recepcionamos la autocaravana y pasamos las maletas de uno vehículo a otro. Finalmente ya en casa de Barcelona y con la intención de repetir una escapada de fin de semana también en Andorra pero en invierno, después de la experiencia de la familia que nos aconsejo realizar el mismo viaje pero en la época de esquí. Esperamos repetir la experiencia.